¿Tú crees que hoy a Cristo se le puede tocar?

Reflexión de Madre Verónica pronunciada ante un grupo de jóvenes, a la luz del Evangelio de la hemorroísa (Mc 5, 25-34)

Prólogo a los Ejercicios

Hay cartas que, al leerlas, se van adentrando mansamente y se entrañan, porque no son meras letras impresas, sino palabras vivas que conmueven porque han sido escritas con la propia vida, y provocan una quietud en el corazón que se hace casi sólida, como se hace sólida en el interior la última vibración de una campana que ha estado largo tiempo repicando...