Dios no me ha quitado nada, se me ha dado a Sí mismo

Testimonio de la Hnas. Benedetta y Siloé con motivo de su profesión perpetua