“Tengo sed”. El Instituto acoge y hace suyo este grito del Crucificado, que entiende como expresión de sed esponsal, de redención, de unidad y de plenitud, porque en él descubre su llamada, su identidad y misión.

De las Constituciones de Iesu Communio 2§1